PORTADA VUELOS CLIMA AA2000
   
   
Club de Mar de Torres de Manantiales

Juan Pablo es coordinador general de Manantiales Club de Mar, un apasionado por el turismo, el mar y el surf que trabaja desde 1998 en búsqueda de brindar siempre una experiencia que se transforme en un recuerdo. Este es un pequeño fragmento de la charla que tuvimos con él en las instalaciones de Manantiales Club de Mar. El Club de Mar es un predio único por sus dimensiones, 7 hectáreas de bosque, donde acacias, siempre verdes, pinos, aromos son algunas de las vegetaciones que conforman un paisaje que es atravesado por el arroyo Lobería y que concluye en la playa y el mar. Todo esto conforma una escenografía natural hermanada con las diferentes y hermosas arquitecturas del lugar.

Juan Pablo nos recibe con la calidez y eficiencia de alguien que denota experiencia y pasión por lo que hace. Nada le es ajeno, chequea constantemente que todo esté en orden. Uno puede percibir que sabe exactamente cómo se debe actuar ante cualquier situación que surja dentro de su “casa”. Coordinamos para juntarnos más tarde, ya que es un día de pleno sol y un calor agobiante.

Se hacen las cuatro de la tarde y nos encontramos en el restaurante. Un lugar fresco con un mirador que invita a contemplar el mar. Nos sentamos en una mesita un poco apartada. Bebemos una bebida bien helada y mientras él sigue con la mirada atenta al entorno, me vienen las primeras dudas ¿Cuál es la historia de este lugar?, ¿por qué la decisión de instalarse en Chapadmalal?, ¿Qué busca la gente al venir aquí? y quién mejor que él para poder contarme todo este recorrido.

Se lo nota contento, fue una buena temporada, el clima ha sido fantástico y se vio reflejado en la afluencia turística de cada fin de semana del verano.

Ante mi primer pregunta, sobre la historia del lugar, Juan Pablo empieza a relatarme. Lo que vemos hoy, una vez se gestó en Capital Federal como empresa constructora. Fue en el año ‘83 que “Los Manantiales”, actualmente conocido como “Torres de Manantiales”, se construyó, pero no como apart hotel sino como un edificio para viviendas. Pero no era cualquier edificio, contaba con algunas particularidades no comunes para esa época; canchas de tenis, sauna, gimnasio formaban parte del diseño original. Sin embargo, el año ‘83, tuvo un contexto económico no propicio y hubo que ir modificando la visión que se tenía del lugar.

Se fueron sumando otras áreas de servicio: recepción, mucamas, restaurantes. El concepto era dar un producto integral. Algo que luego de más de 30 años continúa siendo uno de los lemas de la empresa.

Es por ello que se creó un departamento específico para brindar este “valor agregado”, este “plus en el servicio”: el Departamento de recreación, deportes, esparcimiento y espectáculos. Es aquí donde se busca constantemente hacer que quien pase por Manantiales se lleve un recuerdo único y perdurable en el tiempo. Escuelas de surf, shows para los más pequeños, cena show con cantantes locales. Todo producido íntegramente por el staff.

Dentro de ese plan, comenzó la búsqueda de un espacio de playa, un balneario propio. Y fue en ese contexto que dieron con el actual predio del arroyo Lobería en Chapadmalal. Una decisión estratégica y osada, no solo por la distancia, sino por los costos y logística que conlleva situarse a más de 20 km. de las torres. Pero cuando uno recorre el lugar, sabe que fue acertada. Y eso queda plasmado en los rostros de cada uno de los huéspedes, turistas y visitantes que se alojan en el Club. La gente nos dice “me encontré con un paraíso”, comenta con una cara que mezcla alegría y orgullo.

– ¿Cambió mucho el Club desde sus inicios? – Donde se encuentra el actual Club House era un restaurante de cinco tenedores. Un chef francés se encargaba de brindar un menú que era la delicia de todos los comitentes. Pero había algo que quien está tratando de buscar esa experiencia única detecta. La personas preferían comer un sandwich mirando el mar que disfrutar de una comida gourmet en el bosque. Eso fue una modificación que tuvimos que realizar y mudar el restaurante a donde se encuentra actualmente y dejar el salón como play room, biblioteca, videoteca y salón de eventos.

Originalmente la idea fue armar un balneario, cabañas, spa, piscinas. Pero parece que esa idea de innovación y servicio siempre estuvo presente. La novedad era una piscina con agua de mar a temperatura corporal, 36.5°. Lo que se denomina talasoterapia, una terapia que posee grandes beneficios para las articulaciones, huesos, músculos, relajación y reducción de stress. La temperatura es la diferencia, ya que genera una aceleración en la absorción de los componentes que posee el mar: yodo, oligoelementos, fitoplancton, entre otros. Fue el primer spa con esas características de toda sudamérica. Un director especializado, dos médicos, dos nutricionistas, profesores de educación física eran parte del equipo que tenía como objetivo principal iniciar a las personas a una vida sana. Después la demanda del público y el mercado marcó otro camino orientado más al relax y el placer… pero quedó la esencia. Y esa esencia se evidencia en un cartel de madera tallada que se sitúa en la pequeña escollera que bordea la playa, y donde se puede leer la frase “el mar cambia la vida”. Y esa frase actúa como si fuese un mantra que todos en Manantiales Club de Mar se repiten día a día y transmiten de temporada en temporada a todo aquel que visita el lugar.

Manantiales cuenta con cabañas que están ubicadas a pocos metros del mar y dormis con vista al arroyo. Cuenta con una piscina al aire libre donde padres e hijos disfrutan del sol. Spa, piscina climatizada, gimnasio, arquería, juegos para chicos, clases de surf, shows en vivos, restaurante, bar de playa, servicio de carpas y sobre todo la búsqueda de un servicio de excelencia. Ya culminando nuestra charla, Juan Pablo nos dice: “nosotros tenemos en la mano los 7,10 ,15 días que una familia se puede tomar de vacaciones y es nuestra responsabilidad que la pasen bien. Nos motiva que la gente viva este paraíso y dejar grabado en ellos la mejor imagen que se puedan llevar de Manantiales, de Chapadmalal y de Mar del Plata.”

(Gentileza JP de TDM)

16 de Marzo de 2018.-

volver a portada >  
   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.