PORTADA VUELOS CLIMA AA2000
   
   
Aerolíneas Argentinas transporta hoy un 40% más de pasajeros que en 2015 y recibe un tercio de los subsidios

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, subió la apuesta en su enfrentamiento con el sindicato de los pilotos, a los que comparó con los casos de gremialistas presos como Juan Pablo “Pata” Medina (Uocra, detenido desde 2017) y Herme Juárez, el líder de los portuarios que fue detenido la semana pasada en Santa Fe.

“Acá hubo hasta 2015 un modelo en el cual los sindicatos, especialmente los de los pilotos, definían la política aérea y definían quién trabajaba y quién no en el sector aéreo”, dijo ayer Dietrich. Agregó: “Es lo mismo que el tema de Herme Juárez, es lo mismo que el tema del Pata Medina. Tiene algunas similitudes con el caso Moyano. Son grupos privilegiados de poder que ponen banderas que son atractivas para la gente, como soberanía y algunas cosas que están totalmente disociadas de la realidad, pero por lo único que están luchando es por mantener sus privilegios”.

De los seis gremios aeronáuticos tradicionales, uno de los más poderosos es el de los pilotos agrupados en APLA, encabezados por Pablo Biró que, junto al gremio de los pilotos de Austral (UALA), y el de los aeronavegantes (AAA), tuvieron en los últimos meses una sangría de afiliados. ¿El motivo? Tras haber sido contratados por las aerolíneas “low cost” Flybondi, Jet Smart y Norwegian, sus empleados, incluidos pilotos y tripulantes de cabina, se organizaron a través de nuevos gremios por empresa.

Esa brecha que se acaba de abrir dentro de la interna gremial coincide con el recrudecimiento de las protestas: luego de las proclamas contra el Gobierno que un grupo de pilotos de Aerolíneas leyó dentro de aviones que acababan de aterrizar, hubo una marcha de pilotos en Aeroparque y una volanteada por parte de la AAA. La semana pasada la agrupación Sindicatos Aeronáuticos Unidos, donde tallan con fuerza tanto APLA como APTA (técnicos) anunciaron que retomarán su “plan de lucha”.

Dietrich encabezó ayer a una conferencia de prensa en el piso 12 del Palacio de Hacienda para hablar exclusivamente de la política aerocomercial, a la cual suele denominar la “revolución de los aviones”. Números en mano, planteó que pese a la fuerte reducción de las tarifas de cabotaje, Aerolíneas Argentinas transporta hoy un 40% más de pasajeros que en 2015 y recibe un tercio de los subsidios. “Este año Aerolíneas va a pedir entre 250 y 270 millones de dólares”, anticipó el ministro. “Entre 2009 y 2015, los subsidios a Aerolíneas fueron de 678 millones de dólares por año”.

En otra diapositiva mostró que durante julio se llegó al récord de pasajeros transportados en vuelos de cabotaje, con 1,5 millones de personas, de las cuales un 20% lo hicieron en las nuevas aerolíneas “low cost”.

“Hoy hay sindicatos por empresa porque la gente se está cansando de que nadie pueda opinar algo distinto, sin ser atacado. En los últimos paros hubo tres compañías aéreas que volaron, con más de 1.000 personas trabajando. Los pilotos de Latam mandaron una carta muy dura a APLA donde les dijeron que ellos viven del pasajero y no pueden estar haciendo asambleas a lo loco, cosa que no sucede en ninguna parte del mundo”.

Sin disimular el tono electoral, el ministro cargó directamente contra el principal candidato opositor. “Este crecimiento es parte de nuestra política, no de la otra propuesta”, dijo el ministro. “Alberto Fernández es cielos cerrados “.

Info: Clarín.com

14 de Agosto de 2019.-

volver a portada >  
   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.