El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

   
   
Derechos del Pasajero

A la hora de volar, los pasajeros tienen una serie de deberes y derechos que recomendamos conocer para poder reaccionar correctamente ante cualquier situación de indefensión o imprevisto. No consiste en arremeter contra la persona o ente que consideremos responsable, sino de saber qué es lo que podemos reclamar, a quién y de qué forma. También es importante ser consciente de que el viajero tiene, a su vez, una serie de obligaciones que debe respetar, puesto que, de no cumplirlas, puede ser igualmente sancionado.

Las normas internacionales que regulan a las compañías aéreas son igual para todas a nivel mundial, a menos que se otorgue en casos muy específicos un trato personalizado a un determinado pasajero. Todas ellas son establecidas y reguladas por la International Air Traffic Administration o IATA (Administración Internacional de Tráfico Aéreo).

Cancelaciones o retrasos

Cuando una cancelación o retraso es debida a actos u omisiones de la aerolínea, ésta deberá compensar los inconvenientes que el pasajero pudiera tener, proporcionándole alojamiento y comida en caso de producirse una estancia prolongada. Sin embargo, si el incumplimiento de horario es debido a causas de fuerza mayor -un desastre natural, una guerra, etc.-, la aerolínea se verá exenta de cualquier indemnización. De llevarla a cabo sería tan sólo por gentileza de la compañía hacia sus clientes y, en ningún caso, por obligación.

Conexiones perdidas

El pasajero está obligado a llegar al aeropuerto a la hora fijada por las compañías aéreas o, si no hubiera sido establecida, con la anticipación suficiente como para realizar con tiempo todos los trámites previos al vuelo. En caso de efectuarse conexiones, el viajero debe saber que existen una serie de tiempos mínimos de conexión que se deben respetar. Si lo cumple y a pesar de ello pierde su vuelo de conexión, la compañía aérea se hará responsable de embarcarle en el primer vuelo disponible, a no ser que el pasajero posea algún tipo de billete con restricciones. Cuando lo que se efectúa son conexiones con aviones de una misma aerolínea y se pierden por culpa de la compañía, la empresa se hará responsable en el 100 por cien de los casos. Es importante recalcar el hecho de que las tarifas económicas son más restrictivas, con lo cual, a pesar de que la compañía aérea intentará solucionarle el problema, su caso nunca será prioritario. Nuestra recomendación, por tanto, es que pregunte a su agente viaje sobre el tiempo mínimo de conexión y que vuele siempre con margen más que suficiente.

Duración de los billetes aéreos

A la hora de hablar de billetes aéreos por los que se han pagado tarifas estándares o completas, su validez asciende a un año; un período de tiempo que varía a la hora de hablar de otro tipo de billetes aéreos. Dado que muchos de los pasajes que se compran están siempre sujetos a algún tipo de descuento, oferta o condición específica, es recomendable que el pasajero pregunte al agente de viajes para no tener que llevarse después sorpresas inesperadas. A modo orientativo, debemos recalcar que cuanto más barata sea la tarifa, más restrictiva será a la hora de aceptar cambios o reembolsos (si proceden), y cuanto más cara, más flexible será.

Seguros

Todos los billetes incluyen un seguro mínimo que muchas veces el usuario adquiere sin saber. Este seguro es obligatorio, pero de responsabilidad civil, por lo que si deseas una póliza complementaria deberás solicitarla y abonarla aparte. Por un poco más de dinero, existen distintos tipos de seguros que cubren el robo o extravío de objetos de valor, la cancelación de viajes, la atención hospitalaria e incluso la repatriación forzosa, etc. Esta clase de seguros suelen ser muy recomendables y no demasiado caros, pero al tratarse de una póliza opcional es conveniente que seas tú la persona encargada de solicitarla.

Overbooking

La sobreventa de billetes aéreos es una posibilidad legal que todas las aerolíneas emplean. El problema sobreviene durante las épocas de mayor afluencia turística cuando, al haber vendido más billetes que plazas disponibles, algunos pasajeros se ven obligados a permanecer en tierra. Exceder el límite es legal y puede llegar a ser uno de los inconvenientes más serios para el turista a la hora de volar. En estos casos, debes saber que la aerolínea está obligada a encontrar una ruta alternativa para que la persona llegue a su destino, así como correr con los gastos de alimentación y alojamiento, en caso de que fuera imprescindible la estancia. Incluso, aquellas aerolíneas que lo crean conveniente, pueden compensar al viajero proporcionándole un billete más caro que el suyo, con tal de ayudarle a llegar a su destino. En cuanto a las compensaciones económicas, ello viene regulado en el reglamento 295/91 del Consejo Europeo y es de aplicación directa en todos los países de la UE. Estas varían en función de la distancia a la que se encuentre el país al que se vuela (cuanto más lejano sea el destino, mayor será la indemnización) y del tiempo que tardará en estar disponible el siguiente vuelo, es decir, cuanto mayor sea la espera, mayor será la compensación económica. También se puede optar por el reembolso del importe del billete.

Robo o pérdida de equipajes

Si al recoger el equipaje el propietario observa que está abierto o roto, lo primero que debe hacer es comprobar que no le falta nada y hacer la pertinente denuncia a la compañía aérea con la que ha volado. Ellos tomarán nota de la queja y le pagarán el valor estipulado de su maleta o se la sustituirán por otra nueva. En caso de que se tuvieran gastos extras por culpa del extravío (deban comprarse prendas de vestir o productos de aseo), le devolverán lo desembolsado, aunque muchas aerolíneas tienen una cantidad diaria estipulada diaria. Si su caso fuera particular y creyera que merece una indemnización mayor, deberá reclamar por vía judicial y hacer frente al largo proceso. Si a la hora de recoger el equipaje, el viajero comprueba que le falta algún objeto, la aerolínea le pedirá que efectúe primeramente la denuncia en una comisaría, aunque será difícil que le compensen monetariamente, por lo difícil que es demostrar que llevaba ello consigo. Para evitarse disgustos, lo más acertado a la hora de llevar objetos de valor es contratar una póliza que cubra este tipo de eventualidades y que obligue a la compañía de seguros a indemnizar al agraviado en caso de robo o extravío.

Visados

La única persona responsable de su visado es el propio pasajero, y el encargado de cumplir todos los requisitos de migración que exija el país al que se dirija. Las compañías aéreas comprueban que los visados de sus pasajeros se encuentren al día, pero siempre son los viajeros los únicos responsables de velar por sus documentos y los únicos que darán la cara en caso de surgir cualquier problema. Cuidado, por tanto, al viajar. Y recuerda, los papeles, siempre en regla.

   
   

© Copyright 2001-2015 Norberto Dupesso. Todos los derechos reservados.